miércoles, 28 de mayo de 2014

Desde Huetor Santillán a Granada

 
Que orgulloso estoy de mis caminantes. Hoy, además de bastantes kilómetros hemos recorrido tramos sin vereda y cuestas bien empinadas. Y ni una queja; solo sonrisas. Esta última ruta de la temporada la hemos disfrutado con todos los sentidos alerta y caminando con las piernas y el corazón. Muchas gracias a todos y todas; sois un ejemplo a seguir.

Seguimos el rumor del Río Darro desde Huetor Santillan hasta Granada; tras reinar en el valle por él moldeado, que este río es alfarero del paisaje, es devorado por las entrañas de nuestra ciudad al final del Paseo de los Tristes. Las nubes suavizan la primavera tardía e intensifican los colores.

Comenzamos en Huetor Santillán, la alquería de la colina o Quaryat al Wata. Bajamos por la calle del Agua pasando por la Parroquia de la Encarnación (XVI - XVII), mandada construir por el Marqués de Guadalcazar que da apellido a esta localidad, Diego de Santillán, dueño de estas tierra tras la conquista cristiana. 


Pasamos junto al Cortijo Panderón (frente a la depuradora de aguas de la localidad), donde el Darro, siempre a nuestra izquierda, se une con el Arroyo Carchite. Seguimos bajando y, tras dejar a la derecha el Barranco del Rulo llegamos al Cortijo Batanes. Un poco más adelante, tras unirse el río Beas al Darro, nos encontramos con el Cortijo Cortés, donde unos lindos perritos nos dan la bienvenida. 

Una vez rebasado el Cortijo tomamos un carril ascendente a la derecha. Caminamos entre choperas cuyo verde joven contrasta con el viejo de grandes encinas. Llegamos hasta un pequeño cortijo donde la pista, tan poco transitada que se ha perdido entre los jaramagos, nos conduce zigzagueando hasta el Darro. 

La vereda se pierde y atravesamos una plantación de pequeños nogales y un olivar. A la derecha una acequia seca marca nuestra dirección. Dejamos atrás el barranco del Lobo. Y llegamos hasta la toma de la Acequia Real donde nos hacemos una foto rememorando a los antiguos acequieros. 

Un poco más adelante encontramos una pista que nos conduce a Jesús del Valle, hacienda-cortijo que fue creada por los Jesuitas en el Siglo XVI. Se sitúa en el llamado pago de la ribera del Darro y Andarat,  Lo que uno puede ver son sólo ruinas, pero tienen un gran valor histórico: es uno de los mejores ejemplos de hacienda-cortijo de la época y clave para el estudio de las explotaciones agrícolas y ganaderas de la Iglesia y del papel económico que jugó la Compañía de Jesús en aquellos siglos. Por eso Jesús del Valle fue inscrito, en junio de 2005, en el catálogo general del Patrimonio Histórico Andaluz, con la categoría de monumento.


 












Dejando el Darro a la izquierda y distanciándonos un poco de él, caminamos entre olivos hasta cruzar el barranco del Zapatero. La vereda se sombrea con los chopos. Cruzamos el Darro a la altura del Cortijo de Moronta, hoy Carmen de los Granados.  Seguimos la acequia y a unos pocos metros la atravesamos por un puentecillo y tomamos una trocha muy empinada que nos conduce hasta la vereda de la acequia Real. 

El paseo por la vereda baja de la Acequia Real es precioso. Arranca en un quejigal que va dando paso a una matorral bajo tapizado de flores de colores. Y al fondo la ciudad atemporal de Granada enmarcada por las laderas de Valparaiso.

Y finalizan nuestros pasos en la Silla del Moro donde nos besamos deseándonos un pronto reencuentro. Y para poner el punto y aparte tras la larga caminata,  la receta de hoy es un postre dulce y energético: tocinillo de cielo. 

Mezclamos un vaso de agua y un vaso de azúcar; a fuego lento preparamos un almíbar. Le mezclamos cinco yemas y dos huevos enteros que hemos batido previamente. Hacemos un poco de caramelo y lo añadimos en el molde. Sobre el ponemos la mezcla de los huevos y el almíbar. Y lo ponemos a cuajar al baño María.

sábado, 24 de mayo de 2014

En la vega y en la montaña

 
Los locos bajitos, demostrando muchas más capacidades de las que en ocasiones les atribuimos, han conquistado castillos en lo alto de montañas y se han hecho con el control de los tractores de la Vega.

A lo largo de la semana niños y niñas de educación infantil de Patosuca, Duende y Arco Iris han paseado la Vega de Granada con los sentidos muy atentos. Y los intrépidos aventureros del colegio rural Fuente de la Reina  (Jau y Pedro Ruiz), subieron al Cerro del Maullo demostrando que con tres, cuatro y cinco añitos no hay montaña que se les resista.

viernes, 16 de mayo de 2014

Día del Reciclaje.

El Día Internacional del Reciclaje se celebra todos los años el 17 de mayo. En este día se llevan a cabo actividades y esfuerzos para fomentar el reciclaje en todo el mundo. Cada año la popularidad de esta fecha ha ido tomando fuerza, haciendo que sean más los países que se suman a propagar durante esta jornada información de calidad en todo lo relacionado al reciclaje de los diferentes tipos de residuos.
 

Dentro del trabajo de divulgación de Ciempiés el reciclaje ocupa mucho más que un día. Y tal vez por eso entenderíamos que en vez del día del reciclaje lo llamásemos el día de la reutilización o de la reducción, dos erres para nosotros más determinantes en la búsqueda de un desarrollo sostenible. 

 Y esta semana nos hemos aproximado a esta fecha fomentando la reutilización con los niños y niñas de la escuela Gómez Moreno. Plastichín tuvo el placer de visitar este colegio ubicado junto al mirador de San Nicolás, en el centro del Albaicín. Un bonito marco.

Mil años en la ciudad de Granada.

Este verano nos planteamos un nuevo reto: establecer en el Centro Cultural de Casa de Porras, un espacio lúdico y educativo donde se desarrollen actividades participativas dirigidas a los niños y niñas entre 6 y 15 años durante el periodo 30 Junio – 31 de Julio (dividido en dos turnos de 12 días).

Queremos comenzar el verano  echando la vista atrás y, como los antiguos trovadores,  recordar como era nuestra ciudad hace mil años.  Es difícil encontrar un sitio más adecuado para vivir este viaje en el tiempo que esta casa mudéjar situada en al Albaicín, desde cuyas ventanas puede contemplarse la Alhambra y escucharse el rumor del río Darro.  

Viajaremos a la ciudad Andalusí y la contemplaremos con los ojos de los niños y niñas que allí vivía. Y estableceremos un espacio para la convivencia intentando aprender de los momentos en los que Granada fue un espacio compartido entre distintos modos de pensar.

Esta propuesta, “Mil años en la Ciudad de Granada”, estará presente en nuestros juegos, en los talleres y en las historias que narraremos. Se pretende diseñar un recurso diverso y adaptable a las distintas edades de los participantes.

Información: 669581446 / cesarciempies@gmail.com

La linterna Mágica. Un verano de Cine.

Un verano más os ofrecemos la posibilidad de que vuestros hijos e hijas participen en esta ludoteca situada en el Aula Rural de Ciempiés, en plena Vega de Granada, en un entorno lleno de encantos y sorpresas. A muy pocos kilómetros de Granada, junto al Cortijo del Pino, rodeada de chopos y frutales, encontráis esta escuela de verano donde nos sumergimos  en los valores rurales y naturales del entorno de la Vega de Granada. Y aprovechando el fresco robado a cultivos y acequiar realizamos juegos, talleres, excursiones, aventuras teatralizadas y actividades en la huerta y con los animales del corral. 

Cada verano, nuestras ludotecas se centran en una temática específica que sirve de eje alrededor del cual se disponen de modo coherente todos los recursos. Este año las dedicaremos al séptimo arte, al cine


Aproximar el cine en los niños y niñas, no es un simple juego o entretenimiento; es más que un instrumento didáctico de gran utilidad en su educación integral. El cine tiene el valor en sí mismo de ser trasmisor de sentimientos. Desde sus inicios, los relatos que cuenta el cine han afectado a generaciones de personas mediante sus argumentos, sus contenidos, sus imágenes y sus ideas, fomentando la creatividad y estimulando la fantasía. La lectura y el cine se retroalimentan e incluso es una buena herramienta para el aprendizaje de idiomas. Como veis hay muchas razones para pasar “Un verano de Cine”, para regalar una entrada de cine en blanco y rellenarla con el título de mil aventuras.


En Churriana de la Vega, Ogijares y la Universidad de Granada se realizarán escuelas de verano con el cine como protagonista. 

Informate en cesarciempies@gmail.com / 669581446. 

miércoles, 14 de mayo de 2014

En el río Durcal.


Esta ruta se acompasa, prácticamente desde su inicio, al murmullo del agua de la acequia Mágena que a su vez acompaña al curso del río Durcal hacia lo alto del valle. Es un paseo fresquito y la mañana primaveral acompaña; merced a unas nubes bajas, el calor que precede al verano se olvida de nosotros por unas horas.

Nos bajamos en la parada de la Plaza de España, donde hacemos el corrito que antecede a la ruta. Nos observan las campanas de la Parroquia de la Inmaculada Concepción y la hija adoptiva del pueblo, Rocio Durcal.   


Callejeamos hasta llegar al Restaurante los Mondarinos. Pasamos bajo la carretera dirección al IES Valle de Lecrín.  Nada más comenzar llevaremos un cantarín acompañante a nuestra vera: la acequia Mágena. Bajamos por la Cuesta de la Fidea; a nuestra derecha el valle encajonado del río Dúrcal y a nuestra izquierda el famoso Puente de la Lata, primo lejano de la Torre Eiffel.

La Cuesta de la Fidea desemboca en un carril de tierra que discurre paralelo al río. Es un carril muy fresquito de abundante vegetación y ocasionales  áreas de descanso.  Ponemos a prueba la resistencia de un puente donde posamos para la foto de grupo. 



Llegamos a la Poza de la Pileta o Pipa, donde coinciden el cauce del río Durcal y el Barranco de la Rambla. A partir de aquí estamos en los límites del Parque Natural de Sierra Nevada. Seguimos unos metros el cauce del río hasta llegar a un dique con un pequeño salto de agua. Algunos pasos ponen a prueba nuestro equilibrio; pero no hay problema. Algunos senderistas se han disfrazado hoy de Dora Exploradora.

 
Regresamos hasta el Barranco de la Rambla, en el que nos adentramos un poco y donde pararemos a tomarnos la fruta. Con aquellos que quieren vivir una pequeña aventura (un capricho para los más intrépidos e irresponsables, el monitor el primero), buscamos una estrecha senda entre unas mimbreras que nos suben hasta la Acequia Mágina, en este tramo conocida como la acequia del vértigo.  

El recorrido es para ir despacito debido a las estrechuras y el vértigo. Caminamos por el borde de la acequia; quien prueba a meterse dentro rápidamente deja de sentir las piernas. Seguimos la acequia a lo largo de unos 500 metros hasta la toma de agua. Como el río baja tan caudaloso no nos atrevemos a cruzarlo; la cascada del Canal de Fuga la veremos en otra ocasión.
 

 
 











Cuando regresamos a la Rambla (con un subidón de adrenalina), todos subimos una cuesta para alcanzar una vereda que, a media ladera, nos conduce de regreso a Dúrcal. La acequia nos acompaña de nuevo por la llamada Vía Verde.

Y la receta: lubina al horno acompañada de ensalada de pimientos. Limpiamos las lubinas y las salpimentamos. En la bandeja del horno ponemos unos aros de cebolla y unas rodajas de patata. Le damos un golpe de horno y colocamos las lubinas encima y la regamos con un vaso de vino blanco y un chorreón de aceite.
  
Y como tenemos el horno caliente, metemos unos pimientos de asar. Cuando están listos los limpiamos y los cortamos en tiras. Cortamos una cebolleta, unos huevos duros y lo mezclamos con el pimiento asado. Apañamos con aceite y sal. 


sábado, 10 de mayo de 2014

Compartir la ciencia.

Hoy, el proyecto educativo Isla Verde,  estuvo compartiendo espacio con el IES Alhendín en la Feria de la Ciencia del día de puertas abiertas del Parque de las Ciencias. En su espacio "Recicla con imaginación" colaboramos con los chicos y chicas de este instituto haciendo un taller de papiroflexia y de papel reciclado. Además, les prestamos para su exposición distintos objetos realizados merced a la creatividad de la reutilización.


 Un placer echar una mano al instituto de la localidad donde se encuentra la Ecocentral-Granada, instalación en la que se enmarca el aula ambiental Isla Verde; y una devoción el colaborar con el magnífico Parque de las Ciencias que tenemos el privilegio de poder disfrutar en Granada.

viernes, 9 de mayo de 2014

Historias del Albaicín

“Y contemplaron una hermosa llanura, llena de arroyos y de arboledas, que como todo el terreno circundante, está regada por el río Genil, que baja de Sierra Nevada. Contemplaron así mismo el monte en el que hoy se asienta la ciudad de Granada, y comprendieron que era el centro de toda la comarca”.  
 Abd Allah (siglo XI)

Esta semana paseamos por esta colina, por el Albaicín, con niños y niñas del cole Pilar Izquierdo de Hijar y del cole Julio Rodríguez de Armilla. Entre sus estrechas calles caminamos entre la historia e las historias. Las leyendas aparecían en todos los rincones, miradores, cruces, sombras de esta ciudad Andalusí con mil un año de antiguedad. Ciudad coqueta que se deja contemplar desde sus múltiples miradores: nos asomamos al de la Cruz ded Rauda, al de san Nicolás, al del barrio de la Churra.

El aljibero y su bahul, el aguador y la muerte, la sobrina del Abad, el enigmático duende Martinico, el kiosco de Nicolás,  cuentos que se mezclan con el rico patrimonio. Han pasado mil años desde que Granada surgió como ciudad, representando el alma, la esencia de las medinas de Al-Andalus. Son muchos los legados de entonces que conforman nuestro actual modo de vida; nosotros seguimos el murmullo del agua en las fuentes, los aljibes, las acequias. Y encontramos mágia en el Bañuelo.

Gracias a estos chicos y chicas que se dejaron encandilar por historias contadas y vividas.

video

jueves, 8 de mayo de 2014

Un "felicito"

Hace unas semanas estuvimos disfrutando de un día primaveral en la Sierra de Huetor con los amigos y amigas de 4º de EP del cole Tierno Galván.Y han sido tan apañaos que nos mandaron una carta de agradeciemiento con un montón de dibujos.El que os mostramos es de Alex. Entre otras cosas nos cuentan:

En clase, cuando alguien debe mejorar, le hacemos una sugerencia. Así todos aprendemos y nos superamos como grupo. Cuando alguien hace algo bueno o ha mejorado, le damos un "felicito" Estamos convencidos de que os mereceis un felicito colectivo. La salida y la actividad previa en el cole de la Sierra de Huetor fueron estupendos. Aprendimos muchas cosas e hicisteis una excursión interesante y divertida. Aunque eso de pisar a las procesionarias de los pinos a algunos no nos hizo mucha gracia.  Un fuerte abrazo de vuestros amigos y amigas de 4º.

Muchas gracias.

jueves, 1 de mayo de 2014

Lección de vitalidad en Los Cahorros

En este recorrido los senderistas del Club Buenos Aires demuestran que el número de velas que soplamos no debe limitarnos más allá del dictado de nuestro cuerpo. Es una lección de vitalidad verlos subir y bajar cuestas, atravesar arroyos, superar dificultades que implican agacharse, ir a gatas, equilibrar el cuerpo agarrados a unas argollas en la roca, ... Y sin perder la sonrisa a pesar de algún que otro tropezón.  Mi enhorabuena y admiración a todos ellos. 
 
Esta ruta sobrevuela primero el Río Monachil para luego meterse en el corazón del cañón de Los Cahorros. Es una ruta muy contrastada en la que recorremos vegas, solanas, umbrías, parajes dolomíticos descarnados y frescos bosques de ribera. Y nos encontramos dentro del Parque Nacional de Sierra de Nevada. 
 
Los “cahorros” hacen referencia a las zanjas excavadas por el agua que baja torrencialmente por las laderas muy pendientes de este cañón.  Los Cahorros es uno de los mayores atractivos del municipio de Monachil. Es una zona de media montaña de materiales calizos, más jóvenes que los silíceos de las altas cumbres, lo que da lugar a formaciones más abruptas pero muy erosionables. 

Lo más típico del recorrido es el puente colgante de 63 metros de longitud y cien años de antigüedad, lo más bello la variedad de paisajes; a nuestros ojos les cuesta acostumbrarse a cambiar el foco de espacios abiertos de múltiples barranqueras entrecruzadas a estrechos pasos donde la visión se encajona entre la roca y el agua. Los cambios de luminosidad nos sorprenden desde la oscuridad de la Cueva de las Palomas, a la penumbra de el cañón y a la luminosidad gris y verde de determinados parajes. 

Nosotros partiremos andando desde el pueblo en dirección a Eras Altas. Desde allí seguiremos subiendo hasta dejar el camino y tomar una estrecha vereda, el Camino de la Vega. 

Tomamos altura y pasamos al lado de un viejo cortijo, el Cortijo del Cerrillo que, orgulloso,  preside los desfiladeros. Seguiremos avanzando hasta llegar, entre los arenales descarnados de las erosionadas dolomías, al Barranco de las Revueltillas.

Aquí tomamos una vereda que nos conduce hasta el Puente de la Chorrera.  Lo atravesamos y, custodiados por majuelos reventones de flor (hacen gala del nombre de espino albar) pasamos bajo una preciosa chorrera. Con los pies mojados llegamos a las Azuleas donde nos sobrevuelan las danzas nupciales de las chovas piquirrojas.

A partir de ahí nos adentraremos en el cañón de Los Cahoros. Disfrutaremos de los espectaculares tajos verticales, los angostos pasos de piedra, la riqueza ecológica del entorno y el caudaloso río. 

 











 
Hay momentos en los cuales el trayecto se vuelve un poco más complicado; de vez en cuando hay unas anillas en las paredes para poder sujetarse y hacer frente a lo estrecho del sendero. 
Tendremos que ir a gatas o arrastrar el trasero.Y pasamos por la Cueva de las Palomas uno de los puntos más bonitos del camino. Llegamos así al gran puente que atravesaremos despacito para contemplar el paisaje y disfrutar de las sensaciones que en nosotros despierta.
 

Regresaremos por los Cahorros Bajos hasta el pueblo pasando por pequeños puentes a la sombra de un viejo bosque de galería.

  
Y como en algunos tramos desfilamos en línea como soldaditos, la receta de hoy son los Soldaditos de Pavía.  Parece que se llaman así por el uniforme amarillo que llevaban los Húsares de los tercios españoles que combatieron en la Batalla de Pavía en 1525 .

Ingredientes: medio kilo de bacalao, azafrán, dos dientes de ajos, una pizca de comino, un cuarto de harina tamizada, dos cucharadas de vinagre, sal, perejil fresco, aceite de oliva, tres claras de huevo y limón. 

Se comprar el bacalao ya desalado y se corta longitudinalmente, para luego cortar los trozos a la medida deseada. Se hace un majao con el azafrán, el ajo y el comino; se le añade la cucharada de harina y se remueve muy bien. En un recipiente aparte ponemos un cuarto de kilo de harina tamizada, el vinagre, la sal, el agua, el perejil y, por último, la mezcla del majao. Se trabaja muy bien la masa, procurando que quede espesa. Se montan a punto de nieve las tres claras de huevo y se une a la masa.A continuación se bañan las tiras de bacalao en la mezcla, escurrimos bien y freímos en abundante y caliente aceite.